/ by Mónica Barreneche

¿Quién podría decir que el placer no es útil?
— Charles Eames